martes, 3 de marzo de 2009

La reivindicación del bigote

Esta nota la tendría que haber escrito Matías Pordomingo. Es que promediando el programa de radio "Un Plan Perfecto" decidió adosarle a su fisonomía un delicado bigote, que remitía a aquellos galanes de la década del ‘50 bien trajeados, que correteaban a una Mirtha Legrand que todavía ni soñaba con preparar sus almuerzos para la tele.
Así fue como nació esta disquisición, esta necesidad de adentrarse en la espesura de los bigotes, accesorio capilar tan vinculado al poder en las provincias del Comahue (Verani, Saiz, Soria, Arriaga, Sobisch, Estévez, Lara).
Porque qué es el bigote sino una marca, un sello indeleble –aunque afeitable-, una elección estética a la que sólo se animan aquellos que hacen gala de una personalidad inquebrantable.
A ese bigote le hablo, al que nace con altibajos, al que pincha, al que te hace sentir un clon de Cantinflas, al que le llenó la cara de sarpullidos a esa chica que conociste después de una larga abstinencia.
Ese bigote que fue signo de virilidad fue secuestrado hace años. Se lo llevó la derecha.
Mientras las barbas clásicas siguen identificando a izquierdistas, neo-hiparracos y estudiantes de carreras humanísticas; las barbas candado terminaron siendo propiedad de los pelados y los garcas.
Peor suerte le tocó al bigote. Esa línea de pelos que va sobre los labios fue decomisada por policías, políticos neoliberales y conservadores, militares y algún que otro taxista mala onda.
Por eso desde las páginas de Leche se lanza esta campaña, se abre la puerta a esta cruzada, se invita a los argentinos de bien a hacer política de acción directa: Recuperemos el bigote (mujeres abstenerse).
Recuperemos ese bigote familiero-pícaro a la Guillermo Francella, el bigote carolo a la Freddy Mercury y/o Miranda, el bigote pachanguero a la Alcides e incluso el bigote gourmet que saborea Martín Caparrós.
Afeitemos las mejillas, abramos las barbas candado, gritemos a los vientos de la Patagonia, ¡uso bigote, ¿y qué?!

Sepan disculpar la "destemporalidad" de la nota, pero la quería compartir. Fue escrita para la revista Leche en la segunda mitad del 2007.

2 comentarios:

Valeria dijo...

Ya se sabe, un hombre con vello facial es más hombre. Y si tiene canas mejor.

(Caramba, no me acuerdo bien pero me parece que uno de los mencionados en esta nota responde a las caracteristicas que acabo de describir. No me referia a nadie en particular, solo expresaba preferencias personales)

Pintor dijo...

jajja roca tenía barba candado garca, igual que el pelado cordera... sera por eso que son archienemigos? algo raro pasa ahí, en esa relación