miércoles, 1 de julio de 2009

Cerdo, no me llames cerdo

Hoy a la mañana volvía de la radio y pasé frente a la fiambrería del barrio. Dueño y empleada estaban con barbijos. Obviamente, paré para reírme, pero antes de que hablara me dijeron “no es por nosotros, es por vos”, una especie de “no sos vos, soy yo” pero sanitario.
Me contaron que llegó un cliente y pidió aceitunas. El dueño tuvo la mala ocurrencia de toser mientras abría el frasco. El cliente se acomodó y preguntó “eehh, no tenés en sachet”. “No, pero tengo estas que son muy buenas”. “Mmmn, dejá, vuelvo más tarde”.

A la tarde me crucé con un amigo que trabaja en el gremio docente. Hablábamos sobre la paranoia por la gripe A y la falta de stock de alcohol en gel, entonces me contó que había pedido que le compraran alcohol. “Común”, pregunté. “Vodka, whisky, lo que sea”, me aclaró.

Estaría bueno armar un grupo comando que tome por asalto a la gente en el centro y la bese (con amor). Total, siempre hay que alarmarse por algo.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

no sé, la famosa gripe A está causando estragos psicológicos en Rosario, todo lo que se puede cerrar (es decir, donde no entra guita) se cierra. En mi rotisería de turno también con barbijos, eso sí, todo lo agarran con las manos. Qué le vamo'hacer, con algo hay que distraerse, y eso que se murió Michael - y él sí que andaba con barbijo, un adelantado, en todo.

Valeria dijo...

Es cierto lo de Michael, al final el barbijo no servia para nada. Anotame para el grupo besuquiero que voy

Valeria dijo...

Ah, y comentá en el blog, que dejas comentarios para el blog en facebook?

Dina Ciraolo dijo...

Sos pérfido y malvado....
...besos (con amor)..jejeje
Esa está difícil, hay gente que no se puede querer... mirá si al primero que te cruzás es a Lara haciendo campaña...